Búsqueda de médico

Enfermería Oncológica

Enfermería Oncológica

sintomas-cancer-de-mama

SINTOMAS EN LOS NERVIOS Y LOS MUSCULOS

 

Ciertos medicamentos de quimioterapia pueden causar neuropatía periférica, un problema con los nervios que causa hormigueo o picazón, ardor, debilidad o entumecimiento en las manos y los pies.

Usted pudiera sentir cualquiera de los siguientes síntomas relacionados con los nervios:

 

 

  • Pérdida del equilibrio.
  • Torpeza en los movimientos.
  • Dificultad para levantar objetos y para abrocharse la ropa.
  • Dificultad para caminar.
  • Dolor en las quijadas.
  • Pérdida de la audición.
  • Cambios en la visión.
  • Dolor de estómago.
  • Estreñimiento.

 

Además de afectar los nervios, ciertos medicamentos de quimioterapia pueden afectar los músculos volviéndolos débiles, cansados o adoloridos. Quizá su médico quiera suspender la quimioterapia temporalmente u ofrecerle tratamiento para aliviar estos síntomas.

Siga los consejos siguientes:

 

  • Si siente los dedos entumidos, por ejemplo, tenga mucho cuidado al manejar objetos puntiagudos, calientes o que de alguna otra manera puedan representar un peligro.
  • Si su equilibrio ha sido afectado, muévase con mucho cuidado, utilice los pasamanos en las escaleras y coloque una alfombrita (tapete) de baño en la bañera (tina) o en la ducha (regadera).

 

CAMBIOS EN LA FUNCIÓN SEXUAL

 

La quimioterapia puede afectar, pero no siempre, los órganos sexuales y su funcionamiento. Los posibles efectos secundarios dependerán de los medicamentos utilizados y de su edad, así como de su estado general de salud.

Algunas personas se sienten más cercanas que nunca a sus parejas y aumentan el deseo de actividad sexual durante el tratamiento. Otras no experimentan ningún cambio, o muy poco, en lo que respecta al deseo sexual y nivel de energía.

En otros casos, el interés sexual disminuye debido a la tensión física y emocional que implica tener cáncer y someterse a quimioterapia.

 

Hombres

 

Los medicamentos de quimioterapia pueden disminuir el número de espermatozoides, reducir su capacidad de movimiento o causar otros cambios. Estos cambios pueden resultar en esterilidad temporal o a largo plazo. La esterilidad afecta la capacidad de un hombre para engendrar hijos, pero no afecta su capacidad para realizar el acto sexual.

Debido a que puede ocurrir la esterilidad permanente, es importante discutir este punto con su médico ANTES de empezar su quimioterapia. Usted podría pensar en la conveniencia de almacenar sus espermatozoides para uso futuro.

Los hombres en tratamiento de quimioterapia deberán usar métodos para el control de la natalidad con sus parejas mientras dura el tratamiento, debido a los efectos dañinos de los medicamentos de quimioterapia sobre los cromosomas de los espermatozoides.

 

Mujeres

 

La quimioterapia puede dañar los ovarios y reducir la cantidad de hormonas que producen. Como resultado, usted podría presentar estos efectos secundarios:

 

  • Sus períodos menstruales se pueden tornar irregulares o suspenderse totalmente mientras dura el tratamiento de quimioterapia.
  • Usted pudiera presentar síntomas parecidos a los de la menopausia, tales como sofocos repentinos de calor, picazón, ardor o sequedad de los tejidos de la vagina. Estos cambios en los tejidos pueden hacer que el acto sexual sea incómodo, pero los síntomas por lo general pueden ser aliviados usando un lubricante vaginal a base de agua.
  • Es posible que usted se torne más propensa a contraer infecciones vaginales. Para ayudar a  prevenir la infección, evite el uso de lubricantes a base de aceite, tales como la vaselina, siempre use un condón para el acto sexual, use ropa interior de algodón y pantimedias con forro de algodón con ventilación; no use pantalones largos  o cortos  ajustados.
  • Usted pudiera quedar estéril. El hecho de que ocurra la esterilidad y por cuánto tiempo depende de muchos factores, incluyendo el tipo de medicamento, la dosis administrada y su edad. Es importante hablar sobre esta posibilidad ANTES que comience el tratamiento.

 

PREGUNTAS

 

¿Se verán afectadas mis uñas y mi piel?

 

  • Usted podría presentar problemas menores en la piel durante el tratamiento, incluyendo cambios en el color, enrojecimiento, picazón, peladuras, sequedad, irritaciones y acné.
  • Cuando se aplican por vía intravenosa, ciertos medicamentos de quimioterapia pueden oscurecer la piel a lo largo de la vena. Esta decoloración por lo general desaparece unos cuantos meses después de haber terminado el tratamiento.
  • La mayor parte de los problemas de piel no son graves, pero algunos necesitarán atención inmediata.  Por ejemplo, ciertos medicamentos administrados por vía intravenosa pueden causar graves daños a largo plazo en los tejidos si se filtran fuera de la vena. Avise inmediatamente a su médico o enfermera si siente ardor o dolor cuando le están administrando los medicamentos por vía intravenosa. La aparición de estos síntomas no siempre significa que existe un problema, pero siempre deben revisarse de inmediato.
  • Infórmele enseguida a su médico o enfermera en caso de presentar picazón repentina o intensa, si aparece alguna erupción o urticaria o si tiene problemas al respirar (jadeo). Estos síntomas pueden significar que usted tiene una reacción alérgica que requiere atención inmediata.
  • Algunos medicamentos de quimioterapia pueden tornarle más sensible al sol. Consulte a su médico o enfermera sobre el uso de un bloqueador solar. Puede ser necesario que usted evite totalmente la luz directa del sol. Use camisas de algodón de manga larga, sombreros y pantalones para protegerse del sol.
  • Sus uñas pueden tornarse oscuras, quebradizas o agrietadas, o pueden presentar líneas verticales o bandas. Proteja sus uñas usando guantes para lavar trastes, trabajar en el jardín o en cualquier otro lugar de la casa. Algunos productos de mostrador pueden servir para reforzar sus uñas, pero pueden causar irritación.
  • Si los problemas de la piel y las uñas no se resuelven con los cuidados anteriores, consulte a su médico. Asegúrese de informar a su médico si tiene enrojecimiento, dolor o cambios alrededor de sus cutículas o cualquier otro problema de la piel que le preocupe.

 

¿Se verán afectados mis riñones o vejiga?

 

Algunos medicamentos de quimioterapia pueden irritar la vejiga o causar daño temporal o a largo plazo en los riñones. Además, pueden causar cambios en el color de su orina (naranja, rojo o amarillo) o darle un fuerte olor a medicina. Durante un corto tiempo también pueden cambiar el color y el olor del semen.

Pregúntele a su médico si los medicamentos de quimioterapia en su caso se encuentran entre los que causan estos efectos, e informe a su médico sobre cualquier síntoma que pudiera indicar un problema. Los signos y los síntomas que hay que vigilar incluyen:

 

  • Dolor y ardor al orinar.
  • Orinar mucho.
  • Sensación de tener que orinar inmediatamente.
  • Orina de color rojizo o con sangre (algunos medicamentos de quimioterapia cambiarán el color de su orina. Infórmele a su médico o enfermera si esto ocurre).
  • Fiebre.
  • Escalofríos.

 

Tome muchos líquidos para asegurarse de que haya buen flujo de orina y ayudar a prevenir problemas. El agua, los jugos, el café, el té, la sopa, los refrescos, el caldo, el helado, las paletas heladas y las gelatinas cuentan como líquidos.

 

¿CUÁNDO RECURRIR AL MÉDICO?

 

A estas alturas, usted probablemente está más familiarizado con su cuerpo de lo que nunca antes en toda su vida. Usted se da cuenta de cualquier cambio físico e irregularidad. No subestime cualquier síntoma físico que pueda presentar.

Aunque algunos efectos secundarios son pasajeros y menores, hay otros que pueden ser un signo de problemas graves. Usted no deberá ser el juez. Avise inmediatamente a su médico si se presenta cualquiera de los siguientes síntomas durante su tratamiento de quimioterapia:

  • Fiebre de 100.5° F (38°C) o mayor.
  • Sangrado o moretones sin motivo.
  • Erupción o reacción alérgica, como hinchazón, picazón severa o respiración con silbido.
  • Escalofrío intenso.
  • Dolor o irritación en el área donde se inyectó la quimioterapia o se colocó el catéter.
  • Un dolor extraño, incluyendo dolores de cabeza intensos.
  • Respiración entrecortada.
  • Diarrea o vómitos prolongados.
  • Sangre en el excremento o en la orina.

 

TÉCNICAS PARA SOBRELLEVAR LA VIDA DIARIA

 

A continuación presentamos algunas sugerencias para ayudarle durante su tratamiento de quimioterapia:

  • Trate de pensar en los objetivos de su tratamiento. Esto le ayudará a mantener una actitud positiva en los días cuando las cosas se tornen difíciles.
  • Recuerde que comer bien es muy importante. Su cuerpo necesita alimentos para reconstruir los tejidos y recobrar las fuerzas.
  • Infórmese de todo lo que desea saber acerca de su enfermedad y su tratamiento. Esto puede disminuir el miedo hacia lo desconocido y aumentar su sensación de control.
  • Lleve un diario mientras esté bajo tratamiento. Un registro de sus actividades y pensamientos puede ayudarle a entender sus sentimientos conforme avanza el tratamiento. Además puede ayudar a resaltar las preguntas que necesita hacerle a su médico o enfermera. Usted también puede usar su diario para llevar registro de los efectos secundarios. Esto le ayudará cuando los discuta con su médico o enfermera. También puede usar su diario para registrar las medidas que va tomando para sobrellevar los efectos secundarios y qué tan bien le funcionan. De esta manera usted sabrá cuáles métodos han funcionado mejor para usted, en caso de que se repitan los mismos efectos secundarios.
  • No sea demasiado exigente consigo mismo. Puede ser que usted no tenga la misma energía de siempre, así que trate de descansar lo más que pueda.  Deje los pequeños detalles a un lado y haga solamente lo que sea más importante para usted.
  • Pruebe nuevos pasatiempos y aprenda nuevas destrezas.
  • Si su médico lo aprueba, haga ejercicio si puede. Haciendo uso de su cuerpo puede sentirse mejor consigo mismo, y le ayuda a liberarse de la tensión o del enojo y a aumentar su apetito.

 

RECUERDE:

“USTED  LUCHA CONTRA UNA ENFERMEDAD QUE ES MUY AGRESIVA QUE NECESITA SER COMBATIDA MEDIANTE UN TRATAMIENTO TAMBIÉN AGRESIVO. COMPRENDEMOS QUE EN OCASIONES NO SE SENTIRÁ BIEN DESPUÉS DE LA ADMINISTRACIÓN DE LA QUIMIOTERAPIA; ENTONCES RECUERDE QUE ABANDONAR EL TRATAMIENTO ES ABANDONARSE A SÍ MISMO.”