Búsqueda de médico

Nutrición Oncológica

Nutrición Oncológica

estado-nutricional-cancerLa  difícil  capacidad para mantener un adecuado estado nutricional es un problema frecuente en el paciente oncológico. La propia enfermedad, así como las diferentes variedades de tratamiento oncológico, conducen a una desnutrición calórico-proteica, con repercusión pronostica, debido a la escasa respuesta y tolerancia a la terapéutica.

 

Actualmente existe una tendencia mundial a la evaluación nutricional y apoyo nutritivo de estos pacientes, con el principal objetivo de mejorar la respuesta y disminuir las complicaciones de los tratamientos, así como lograr una buena calidad de vida.

 

Diversos estudios han demostrado que la pérdida de peso corporal es un factor pronóstico importante en la evaluación integral de los casos, además la malnutrición lleva a una peor tolerancia de los tratamientos oncológico.
En términos generales entre un 20%-40% de los casos oncológicos presentan malnutrición en mayor o menor grado en el momento de su diagnóstico, y esta cifra puede superar el 80% en estadios avanzados de la enfermedad.

 

La disminución de la ingesta calórica desarrolla un círculo vicioso autopersistente y progresivo, que acaba produciendo una gran pérdida de la masa corporal, agotamiento del tejido muscular, graso, y de parénquimas. El paciente con cáncer, por si solo, no puede mantener una adecuada ingesta calórica y proteica por problemas multifactoriales dados por la pérdida del apetito, fenómenos de malabsorción y anomalías metabólicas.

 

La malnutrición

representa una causa importante de la morbi-mortalidad de los pacientes oncológicos, empeorando la tolerancia, y respuesta a los tratamientos oncológicos, y disminuye la calidad de vida de estos enfermos.

 

El proceso de la enfermedad y su tratamiento pueden llevar a una desnutrición proteica calórica severa, diagnóstico secundario común en el enfermo de cáncer, debido a que la ingestión de macronutrientes es inadecuada para satisfacer los requisitos metabólicos, afectando de forma adversa el pronóstico, siendo indicador de mala respuesta al tratamiento, siendo una de las causas fundamentales de astenia severa, compromiso de la función inmune y  posible intolerancia a la terapia.

 

La anorexia y la pérdida de peso

son un problema frecuente entre los pacientes con cáncer, ocasionando un estado de malnutrición. Es con frecuencia subvalorado, por lo cual debemos mejorar el estado nutricional de cada enfermo, para lograr mejores respuestas y tolerancias a los diferentes esquemas de tratamiento oncológico. La evaluación nutricional debe incorporarse a la valoración integral de salud.

 

Se requiere de evaluaciones nutricionales periódicas con la finalidad de salvaguardar el buen estado nutricional, considerando que es una de las mejores armas para responder con éxito a los diversos tratamientos oncológico.